Salud física y mental durante la pandemia

¿Mantener hábitos saludables en tiempos de cuarentena es posible?

Es verdad que estamos viviendo momentos difíciles como sociedad a nivel mundial. Nuestras vidas cambiaron drásticamente de un momento a otro y empezamos a vivir una realidad desconocida.  Las palabras virus y pandemia se escuchan a diario en nuestras vidas. Se está aceptando una nueva forma de vivir y de sostener la vida. Es verdad, lamentablemente nosotros no podemos hacer nada al respecto. Simplemente guardarnos en nuestras casas, cuidarnos, cuidar a los demás, ser responsables y conscientes de lo que está sucediendo.

¿Cómo sobrellevamos el cambio radical de vida? ¿Cómo pasamos de sentirnos libres a sentirnos encerrados sin saber qué hacer? ¿Qué pasa con nosotros en todo este momento de encierro? ¿Cómo manejamos nuestras emociones? ¿Cómo nos sentimos viviendo así? ¿Podremos seguir manteniendo hábitos o una vida normal parecida a la de antes?

Quedarse en casa es la nueva moda. Es el respeto, el cuidado y la empatía hacia los demás. Es deber de nosotros enfrentar este virus y pandemia de la mejor manera posible. Nada es normal, todos nos estamos acomodando, todos estamos intentado acostumbrarnos a lo nuevo, a lo incomodo quizás, a la nueva normalidad que no sabemos cuánto va a durar.

Entonces, ¿Qué pasa con nosotros? La mayoría vemos como se nos viene el mundo abajo (trabajo, entrenamiento, alimentación, estudios, proyectos, inversiones, eventos etc.) y lo único que podemos hacer es  guardarnos y esperar. No es un juego, es por nuestra seguridad y bienestar.

Es importante aclarar que todos estamos viviendo esto de distinta manera y a todos nos afecta de forma diferente. Algunos simplemente sienten que no tienen nada que hacer.  Otros se frustran, unos se motivan y algunos se desaniman. Las emociones están a flor de piel. No sabemos cómo manejar muy bien lo que nos está pasando y muchas veces tenemos mil emociones al mismo tiempo que no sabemos cómo manejar. Estas emociones se transforman en ansiedad constante, insomnio, tristeza, bronca, rabia, frustración, atracones etc.

¿Cómo puedo adaptarme al cambio? ¿Cómo puedo sostener el estilo de vida y la alimentación que llevaba antes de la cuarentena y de esta  pandemia? ¿Es posible? ¿Qué hacer con la ansiedad constante que siento? ¿Porque mis emociones y mi estado de ánimo cambian tan rápido?  Sé que todas estas preguntas se las están haciendo o se las han hecho y quiero que sepan que es normal que esto suceda. Somos seres humanos que sienten, que viven, que tratan de acomodarse a lo incomodo, que tratan de acostumbrarse a lo nuevo. Que reaccionan ante los cambios y que no son perfectos.

Estamos viviendo un mar de emociones. Las noticias y los medios de comunicación nos bombardean por todas partes de información. Eso juega con nosotros constantemente y con nuestros sentimientos. Un día me siento bien, otro día no quiero hacer nada. Un día me lo quiero comer todo y otro no quiero levantarme de mi cama. Y así vamos constantemente viajando por mil emociones y sensaciones que muchas veces  se desbordan en una ansiedad constante que no sabemos controlar. Nuestra relación con la comida cambia, nuestra relación con nuestro cuerpo cambia, nuestra relación con el entorno cambia, nuestras ganas cambian, tú cambias. Pero no eres el único, no te sientas solo, a todos nos está pasando y lamento decirles: nadie tiene la respuesta correcta, no hay un manual, no existe un protocolo a seguir en estos casos, simplemente debemos vivirlo e intentar hacerlo lo mejor posible.

Ahora vamos al punto, ¿cómo puedo mantener los hábitos saludables que llevaba desde antes (ejercicio y alimentación) en estos momentos? ¿Cómo manejo esta ansiedad?

Primero que todo debemos entender que así es como funciona la vida. Debemos entender y aceptar que estas cosas pasan (aunque pensamos que no nos pasaría) y que debemos entender que aunque pasen no es algo normal. No estamos en nuestra normalidad, en nuestra comodidad y en nuestra rutina. Pero no por eso vamos a abandonar todo.

Respecto a nuestros hábitos saludables quiero partir por nuestra paz y salud mental. Sabemos que nos bombardean por todas partes y ¿saben qué? ¡Debemos proteger nuestra energía! No vean todo el día televisión, no estén viendo las noticias todo el rato. Eviten mirar redes sociales de vidas perfectas o cuerpos perfectos irreales. No se comparen y despéguense. Mucha información desgasta y agota. Nutran su mente con otras cosas. Eso si es tomar una decisión saludable en pro de tu salud mental.

Respecto a la actividad física, es muy importante seguir en movimiento y retomar nuestra rutina saludable. No abandones, ¡es posible seguir! Si quieres entrenar en casa es súper valido y posible. Pónganse horarios. Metas. Por más pequeñas que sean. Debemos entender y saber que quizás no será con la intensidad y frecuencia de antes, pero sí podemos hacerlo. Es una hora de tú día para regalarte amor a ti a tu cuerpo y a tu mente. Lo importante en estos casos es que sea sin obligarse a entrenar o moverse estrictamente todos los días, si no cuando tu lo sientas y no porque “todos los hacen”

En cuanto a la alimentación. NO TE PRESIONES POR SER PERFECTO. Sí podemos sostener nuestros hábitos saludables anteriores, haciendo las mejores elecciones, pero no te exijas o te impongas hacer y lograr la perfección, bajar de peso o sostener dietas estrictas que no ayudan en nada en este momento. ¿Por qué? Porque primero nos cuesta más conseguir los mismos alimentos que antes y porque nuestra principal preocupación debe ser estar saludables de mente y cuerpo.  Ser amables y flexibles con nosotros mismos en los momentos en que necesitamos comer algo diferente, ya sea para despejarte o hacerte sentir más confortado. Es parte del proceso que estamos viviendo. No están arruinando nada ni compitiendo con nadie. Cuidémonos tanto física como mentalmente porque tu paz interior es lo más importante. Permítete no ser perfecto, comer un poco mas de ese chocolate o disfrutar de un pastel saludable o no tan saludable hecho por ti. Eso también es ser saludable. Sigue cuidándote lo mejor posible, alimentándote sanamente, pero no te sobre exijas ni intentes hacer todo igual que antes porque no estamos igual que antes, no estamos viviendo de la misma forma. Nuestro cuerpo nos necesita, nuestra mente y alma también. Seamos conscientes de nuestra alimentación saludable y hagámoslo lo mejor posible pero también seamos flexibles con nuestras emociones.

Está bien NO estar bien. Está bien sentirse así en estos momentos. Más ansioso, con más emociones y sentimientos momentáneos, es tiempo de tratarnos bien, de ser más autocompasivos con nosotros y con los otros, de cuidarnos y respetarnos.

Creo que en este punto, todo depende de uno. Es uno el que decide en qué lugar quedarse. En tomar decisiones en pro de tu salud, de lo que te gusta y hace bien o dejarse estar.  Pero les repito: no se obliguen a hacerlo exactamente igual que antes, a tener el ritmo de antes, el cuerpo o la alimentación exacta. Muchas veces no es posible y LO ESTAMOS HACIENDO LO MEJOR QUE PODEMOS.

Por último es importante dejar en claro que todos vivimos esto de maneras diferentes, todos abordamos esto de maneras distintas, tanto físicas, emocionales y espirituales. No podemos controlar nada de lo que pasa allá afuera. No podemos controlar la pandemia ni la enfermedad, pero si podemos quedarnos en casa, cuidarnos, preocuparnos por nosotros mismos y la forma en que vivimos.

Hagan lo que les haga sentir paz con ustedes mismos, lo que les genere desde adentro tranquilidad y paz interior. No se obliguen, no se comparen, no se juzguen, no tienen que hacer todo bien, todo perfecto o todo estructurado como quizás lo hacían antes. Pero no dejen de ser ustedes mismos y dejar de ocupare por ustedes. Todo es posible. Sobre todo seguir llevando los hábitos saludables durante estos momentos que estamos más en casa. Quizás no lo hagamos perfecto, quizás nos cueste un poco más y tengamos momentos difíciles, pero no por eso voy a tirar la toalla y me voy a despreocupar totalmente. Acojamos nuestra ansiedad, acojamos nuestros sentimientos y emociones, ACEPTEMOSLOS y sigamos adelante. No están solos, a todos nos pasan cosas muy parecidas en estos momentos. Pero si nos aceptamos, nos abrazamos y entendemos por lo que estamos pasando, vamos a dejar de ser tan duros con nosotros mismos y nos vamos a motivar a seguir adelante con nuestros hábitos saludables haciéndolo lo mejor posible con lo que tenemos a mano.

Les aseguro que todo después va a mejorar y vamos a estar bien. No es momento de juzgarse es momento de ser amables con ustedes, su cuerpo y emociones para poder pasar esto de la mejor manera.

Camila Chamy

Health Coach – Integrative Nutrition

Instructora de Mindful- eating