PROBIÓTICOS -PREBIÓTICOS

PROBIÓTICOS -PREBIÓTICOS

Bacterias: las mejores amigas de nuestra salud intestinal

 

Es probable que ya hayas escuchado estos términos pero realmente no tengas idea cual es su función y diferencia. Quizás te asuste la palabra “bacteria” pero créeme que en este artículo voy a tratar de dejarte lo más claro posible quienes son estas súper bacterias amigas que vas a conocer y sabrás porqué me caen tan bien y me gustan tanto.

Creo que los prebióticos y los probióticos son realmente un aporte a nuestra salud y sistema inmune y estoy convencida de que gracias a ellos podemos ayudarnos para salir adelante de cualquier problema que hayamos tenido en nuestra flora intestinal, ya sea alguna enfermedad, toma excesiva de antibióticos, síndrome de intestino irritable, alergias alimentarias, enfermedades autoinmunes, estrés etc.

Para partir es bueno saber que la mayor parte de nuestro sistema inmune se encuentra en el intestino (aproximadamente el 80%) Cada tipo de bacteria que ingerimos provoca efectos totalmente diferentes en nuestro sistema inmune y cada una tiene una función y nos ayuda de manera diferente.

Ahora, creo que es interesante partir por la base de todo esto y el significado de cada uno de los “bios” que afectan nuestra salud intestinal. Ahora te los explico:

Dentro de nuestro cuerpo existen 3 formas de “limpieza”: están los antibióticos que mantienen alejados a los patógenos graves que nos afectan, los prebióticos y los probióticos que son muy beneficiosos para limpiar y fortalecer nuestro intestino y por ende nuestro sistema inmune.

“Pro-bios” significa “a favor de la vida”: Los probióticos son bacterias o microorganismos vivos que comemos y que fortalecen nuestro sistema inmune y nuestra salud en general.

“Pre-bios” significa “antes de la vida”: Los prebióticos son alimentos que llegan al intestino y que con su fibra nutren a las bacterias beneficiosas para que estas crezcan.

Ahora anti-bios” significa “contra la vida”: Los antibióticos matan bacterias (buenas y malas)  y nos salvan de las bacterias más dañinas que pudieron afectarnos en algún momento. Los antibióticos se encargan de que las bacterias dañinas dejen de reproducirse pero igualmente eso afecta a la cantidad de bacterias buenas que tenemos.

Es importante recalcar que un exceso de antibióticos daña y altera nuestra flora intestinal y reduce la cantidad y diversidad de microbios en nuestro intestino. Los tratamientos con antibióticos, enfermedades auto-inmunes,  un elevado grado de estrés o infecciones gastrointestinales, pueden ser detonantes de alguna reacción alérgica o sensibilidad a algunos alimentos y pérdida importante de nuestras bacterias buenas, pero si se restaura la salud intestinal, esto puede volver a arreglarse con el tiempo y nuestras buenas amigas.

Por eso recomiendo personalmente que nunca jamás los consumas en exceso,  si debes tomarlos, solo hazlo durante el tiempo recomendado por tu médico y solo cuando el fin sea estrictamente necesario.

Ahora te quiero explicar quienes son nuestras súper amigas, esas que ayudan a nuestro intestino a recuperar su sano equilibrio: Te presento a los famosos probióticos y prebióticos.

Los maravillosos probióticos son microorganismos o bacterias vivas que producen efectos beneficiosos para nuestra salud.

Estas bacterias “buenas” no solo protegen nuestro intestino sino que también ayudan a la limpieza de nuestro hígado, riñones y eliminaciones de nuestro intestino. Estos microbios beneficiosos producen nutrientes vitales para el cuerpo como vitaminas, minerales y ácidos grasos. Los probióticos son excelentes para nuestra salud digestiva, aumentan nuestros niveles de vitamina B por lo que mejoran la absorción de nutrientes, ayudan en las enfermedades respiratorias o resfríos, sirven para tratar depresiones, mejorar el estado de ánimo y nuestra salud mental, estudios demuestran que ayudan con la pérdida de peso, la salud de la mujer y obviamente con la salud de nuestro intestino. Son buenos para la diarrea, para el sistema inmunológico, para desintoxicar, y para protegernos contra las alergias.

Algunos alimentos probióticos aparte de las capsulas de suplementos son: yogurt, kéfir (yogurt de pajaritos), miso, tempeh, sauerkraut o chucrut (repollo fermentado) pepinillos fermentados, kombucha, cualquier verdura fermentada, pan de masa madre fermentada, chocolate amargo etc.

Como elijo un buen suplemento probiótico?

Hay que recordar que hay cepas de probióticos de distintos tipos. Los beneficios que aporta una cepa pueden ser totalmente distintos a los aportados por otra. Por lo tanto es importante que tenga una gran diversidad de cepas, ojala diez o más. Que tenga un recuento elevado de UFC, es decir de probióticos, entre 15.000 millones y 100.000 millones, ojala que sea una marca reconocida de calidad y con certificación orgánica y por último que tenga cepas que tengan capacidad de supervivencia para asegurar que estas lleguen al intestino. ( ej: lactobacillus plantarum, bacillus subtilis, saccharomyces boulardii)

Los prebióticos son alimentos y suplementos que promueven la salud de los microorganismos intestinales beneficiosos. Estos tratan de promover las bacterias buenas a través de la ingesta de determinados alimentos. Por lo mismo es a través de la fibra que ingerimos con lo que se alimenta a los microbios buenos, nuestros amigos.

Los prebióticos solo requieren de una condición. En algún lugar del intestino debe haber bacterias beneficiosas con las cuales se puedan potenciar. Es decir los prebióticos son fibras alimentarias que solo pueden ser ingeridas por las bacterias, por eso es tan importante comer fibra, pues son el alimento también de nuestras bacterias buenas.

A continuación te voy a nombrar algunos alimentos ricos en fibra soluble prebiótica que ayudan al intestino con nutrientes que alimentan nuestra mucosa intestinal. La fibra soluble de estos alimentos actúa como un prebiótico y estimula el crecimiento de la flora saludable en nuestra guatita.

Manzanas, alcachofas, espárragos, cebollas, ajo, legumbres, arándanos, brócoli,  repollo, zanahorias, apio, chía, pepino, linaza, avena, plátano, peras, zapallo, frambuesas, sésamo , espinacas, frutillas, miel etc.

Nada influye tanto en nuestras bacterias intestinales como nuestra alimentación. Por lo mismo los prebióticos son herramientas súper potentes para estimular las bacterias beneficiosas que ya se encuentran en nuestro organismo, potenciarlas para una buena salud intestinal y por ende mejorar nuestro sistema inmune.

¿Qué les parecen estas maravillas de amigas bacterias?

Los probióticos y los prebióticos son fantásticos para sanar nuestro intestino, sobre todo después de alguna enfermedad, toma de antibióticos larga, alergias alimentarias, enfermedades etc. Pero también existen varias formas más de recomponer nuestro intestino, nuestra flora intestinal, inmunidad y gozar de una excelente salud.

No es obligación tomar todos los probióticos del mundo, ni ser estrictos con la toma de prebióticos tampoco, creo que ya tomando un simple suplemento probiótico en capsulas ya vamos bien y si lo combinamos de una buena alimentación debería bastar a menos de que haya algo más de por medio.

Debemos simplemente ser conscientes de ellos y comer los que realmente nos gusten y nos hagan sentir bien. Como ya sabemos, existen muchísimos tipos como los que les mencione anteriormente y lo mejor es que los adecues a tu alimentación y estilo de vida y no te súper obligues a tomarlos porque “están de moda” o sientes que es una obligación. Simplemente quédate con los que más te gusten, te hagan sentido y siempre pensando en que lo que comes te nutre, alimenta y cuida.

 

Camila Chamy

Health Coach – Integrative Nutrition

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *