¿PORQUE NOS DA TANTA ANSIEDAD?

 

¿Porque nos da tanta ansiedad?

Causas de los antojos y ansiedad en relación a la alimentación y estilo de vida

 

Uno de los primeros temas que las personas me hacen ver cuando hablan conmigo acerca de lo que les sucede a menudo o cuando hablamos en torno a su alimentación es la ansiedad que tienen en cierto momento del día. Esas ganas incontrolables de comer algo en especifico, comer algo dulce o simplemente comer.

Pero ¿por qué sucede esto? ¿Por qué ocurre ese deseo de comer para sentirse mejor o esas ganas incontrolables de querer comérselo todo?

Yo te voy a contar, pero primero quiero que tengas en cuenta ciertas cosas antes de que saques conclusiones, te sientas mal, bajoneado o débil por sentir ansiedad.

¿Sabes que el cuerpo es maravilloso? es una maquina increíble que jamás comete errores. El cuerpo no se equivoca, jamás pierde un latido, sabe dormir y despertar, mantiene su propia temperatura, siempre esta respirando, es capaz de curarse a sí mismo cuando tiene alguna herida y funciona día a día perfectamente para que puedas vivir y hacer tus tareas diarias. Increíble ¿no? Y vuelvo a repetirlo, no comete errores.

Que quiero decir con esto, que el cuerpo nos habla siempre de distintas maneras. Que cada antojo, cada momento de ansiedad, no es gratuito, es nuestro cuerpo manifestándose porque realmente necesita algo, le falta algo o algo nos está pasando que debemos identificar. Y no solo hablo de comida, si no que muchas otras cosas más sobre tu estilo de vida pueden estar afectándote sin que tú lo sepas.

Si es así, es tiempo de ponernos a observar las comidas que hemos hecho a lo largo del día o lo que hemos realizado en torno a este. ¿Te restringes mucho? ¿Te estás nutriendo bien? o ir más allá a través del tiempo, echarle un vistazo a los comportamientos que estas teniendo en tu vida. ¿Estás con mucho estrés? ¿Una relación que no te satisface? ¿Mucho trabajo? ¿Poca actividad física? Muchos de nosotros vemos los antojos como una debilidad, pero ¿saben qué? En realidad son mensajes que nos está mandando nuestro cuerpo porque algo no está bien y él como siempre, nos quiere ayudar nuevamente a mantener nuestro equilibrio interno.

Es muy importante estar consientes de cuando sentimos un antojo o sentimos ansiedad, el poder tener la capacidad de preguntarnos ¿qué me está pasando? ¿Qué quiere mi cuerpo y porque?

Es fácil decir o dar tips sin sentido como: come chicle, toma líquidos si azúcar, sal a dar un paseo, haz ejercicio o cualquier otra cosa sobre todo si no se conoce a la otra persona y lo que sucede es que no estamos viendo realmente la causa o él porqué le está pasando eso. Probablemente intentes o ya intentate muchas cosas o tips que escuchaste por ahí y ninguno está dando resultado.

Entonces, ¿Qué está pasando? Primero debemos identificar, y sé que no es fácil, pero tampoco imposible, todos sabemos a las cosas que nos enfrentamos día a día. Debemos aprender a conocernos y saber que estamos necesitando o que no.

Ahora que deje claros ciertos puntos, te voy a dar a conocer algunas causas que te pueden estar dando antojos y por lo mismo sintiendo ansiedad. Es importante que sientas, veas y analices tu vida respecto a esto y seas capaz de identificar el problema o por lo menos tener alguna luz de lo que puede estar pasando.

 

Falta de lo que llamamos nosotros “nutrición primaria”: puedes sentirse insatisfecho con una relación, o estar haciendo un tipo de ejercicio o actividad física que no te llena al 100%, un exceso de esta, estar aburrido, estresado, desencantado con tu trabajo, puede que te este faltando algo de practica espiritual en tu vida (religión, yoga, contacto con la naturaleza etc.), todas estas cosas pueden estar pasándote y la ansiedad por comer puede ser utilizada como un sustituto para llenar la deficiencia de nutrición primaria que está sucediendo.

 

Hidratación: Esta es muy conocida, verdadera pero no siempre es la causa de lo que te puede estar pasando. La falta de agua puede enviar mensajes de que tienes sed y estas al borde de la deshidratación, ahora esta deshidratación se puede manifestar en un hambre ligera. Puedes tomar un vaso de agua y ver qué sucede, aunque el exceso de agua también genera antojos. Idealmente mantener el consumo de agua balanceado es lo mejor. Pero ojo, que si tomas y tomas agua y no pasa nada, es porque NO ES ESO. Y seguir tomando agua no va a cambiar nada y tenemos que ser capaces de ver que es lo que sucede.

 

Desbalances: Ciertos alimentos tienen más cualidades expansivas mientras que otros tienen más cualidades reductivas. Consumir alimentos que sean extremadamente de uno, por ejemplo una dieta rica en azucares puede causar antojos de carne, o el otro extremo comer demasiados alimentos crudos puede causar antojo por alimentos cocidos, etc. o viceversa. Por eso hay que intentar mantener un balance en lo que comemos, mucho de algo tampoco es bueno o sinónimo de bienestar.

 

Nostalgia: Repetidas veces los antojos provienen de alimentos que hemos comido recientemente, alimentos consumidos por nuestros abuelos o alimentos de nuestra infancia. Muchas veces restringimos cosas que comíamos anteriormente por miedo a engordar, por miedo a que no sean tan saludables o un sinfín de cosas que no están bien. A la larga esto trae consecuencias y se van acumulando en el tiempo. No dejemos de comer cosas que nos hacían felices por modas sin sentido o porque  “engordan” .Una manera inteligente de satisfacer estos antojos es consumir una versión más saludable o más parecida de los alimentos que comíamos con nuestros abuelos o de la infancia. Y satisfacer así esa necesidad de algún alimento que nos produzca felicidad y bienestar.

 

Por estaciones: También pasa que el cuerpo pide alimentos que balancean los elementos de la estación en la que estamos. Por ejemplo en primavera y verano se nos antojan más alimentos frescos, verdes, refrescantes como vegetales de hojas verdes, cítricos, verduras, frutas frescas y heladas. En otoño tenemos antojos de alimentos de tierra como el zapallo, cebolla y nueces. En invierno siempre antojamos algo calientito como alimentos cocinados al calor como sopas, carnes, aceites y grasas. Asique ojo aquí, también por esto no voy a dejar de comer una fruta o algo que deseo por que “engorda” o algo tan sin sentido como no comer carbohidratos por la noche… por favor, lo cómo y listo. Satisfecho y feliz!

 

La falta de nutrientes: ¡Si claro que sí! Y puede que no tengas ni idea. Si el cuerpo obtiene nutrientes inadecuados, producirá antojos extraños. Por ejemplo: niveles inadecuados de minerales producen antojos por cosas saladas y sobre todo una nutrición inadecuada en general, produce antojos por formas no saludables de energía. Por ejemplo: cosas insanas azucaradas (chocolates, dulces, galletas etc.) o harinas refinadas llenas de grasas poco saludables.

 

Hormonal: Cuando las mujeres experimentan la menstruación, embarazo o menopausia, los niveles fluctuantes de testosterona y estrógenos pueden causar antojos únicos.

 

Involución: Cuando las cosas van extremadamente bien, a veces sucede el síndrome de auto-sabotaje. Se nos antojan alimentos que nos disparan y causan más ansiedad para desequilibrarnos a nosotros mismos. Esto a menudo sucede a causa de bajos niveles de azúcar en la sangre y puede resultar en fuertes cambios de ánimo. Ya ven ningún extremo es bueno.

 

Finalmente, no es que yo no quiera darte un tip para la ansiedad, porque fácil seria para mi decirte, toma agua, come jalea, has mas ejercicio, come esto, deja esto, come esto otro. Pero créanme esto NO es así. Comer chicle no va a solucionar los problemas que te están afectando como así tampoco lo va a hacer cualquier otra cosa que te diga. Eres tu el que tiene que darse cuenta de que es lo que realmente está pasando, hacerse cargo  y ver  de dónde viene esa ansiedad. Eres tú el que tiene que descubrir que necesita tu cuerpo o que le está faltando. Y por favor si quieres comer algo que no comes a menudo, hazlo!  Ninguna restricción y ningún exceso son buenos a largo plazo y pasar con ansiedades o antojos tampoco lo son. Comamos para nutrirnos, para estar sanos con nuestro cuerpo. Hagamos las cosas que nos gustan y desapeguémonos de lo que no nos hace bien. Lentamente encontremos el balance en nuestra vida para que todas estas cosas se alejen de nosotros y podamos encontrar un estilo de vida tranquilo, natural y equilibrado. ¡Te invito! No es un camino fácil, pero es súper posible!

 

Cami Chamy

Health Coach- Integrative Nutrition

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *